U.S. Census Bureau
Link to Census 2000 Gateway Hace 100 años, el Censo de los EE.UU. reflejaba una época más sencilla

En 1900, William McKinley era presidente, menos de 10,000 automóviles registrados circulaban en las 125,000 millas de carreteras "con superficie preparada" a velocidades máximas de 20 a 30 millas por hora y el Día del Censo era el 1 de junio, después de la siembra y antes de la cosecha, cuando el 40 por ciento de la población que vivía en las granjas regresaba de los campos.

Cerca de 53,000 enumeradores del censo fueron de puerta en puerta durante un período de hasta ocho semanas para contar a un promedio de 1,400 residentes cada uno. Cada enumerador del censo llevaba un libro de instrucciones de 80 páginas y un "programa general" de 22 preguntas. Estas preguntas incluían nombre, edad, sexo, raza, relación con el "jefe de familia", alfabetismo (11 por ciento de la población de 10 o más años de edad no sabía leer ni escribir; hoy la pregunta no se hace), si la persona hablaba inglés y dónde nació (casi 14 por ciento de los 76 millones de habitantes en 1900 eran originarios del extranjero; en 1997, un promedio estimado del 9.7 por ciento de la población que había aumentado a 268 millones habían nacido fuera de los Estados Unidos). El enumerador del censo llenaba las respuestas en secuencia.

Cien años más tarde, cerca de 860,000 enumeradores del censo conducirán el 22 censo nacional en lo que será la más grande movilización en tiempos de paz en los Estados Unidos desde la Gran Depresión de la década de 1930. La Oficina del Censo proyecta que la población del país será de alrededor de 274 millones el 1 de abril de 2000.

Una de las preguntas que se hizo en 1900 a las mujeres quienes en alguna época de su vida habían estado casadas era el número de hijos que habían dado a luz. La tasa "bruta" de natalidad era de 32.3 nacimientos por cada 1,000 habitantes en 1900, comparada con la de 14.6 nacimientos por 1,000 habitantes en 1997. En 1900, menos del 5 por ciento de la población de 25 o más años de edad se había graduado del 12 grado; en contraste, el 82 por ciento de la población de 25 o más años de edad se había graduado del 12 grado o había continuado con sus estudios superiores en 1997.

En 1900, los enumeradores trabajaban para la Oficina del Censo, que entonces era temporal, una parte del Departamento del Interior. No había lista de direcciones, ni envíos y devoluciones de cuestionarios y relativamente pocos mapas confiables. Los aparatos que más se acercaban a la alta tecnología eran los ordenadores y tabuladores eléctricos de tarjetas, precursores primitivos del equipo sofisticado de captura de datos y detección óptica de imágenes que se usará en el 2000.

La entrega de los cuestionarios en el 2000 dependerá en gran medida de la exactitud de la lista de direcciones de la Oficina del Censo (la mayoría de la población recibirá un formulario que se envía por correo o se entrega directamente a una dirección) y de los mapas detallados del censo que muestran dónde están ubicadas las direcciones. Cinco de cada seis viviendas recibirán un formulario corto con sólo siete preguntas, mientras que un formulario largo con 52 preguntas irá al resto de ellas.

En 1900, el enumerador del censo podría haber sido invitado a entrar y tomar una taza de té y charlar; en el 2000, la Oficina del Censo, consciente del ritmo acelerado de los estilos de vida en movimiento, destaca que el formulario corto tomará al hogar promedio aproximadamente 10 minutos para llenar; el formulario largo, cerca de 38 minutos.

Los temas del formulario corto, anunciados hace aproximadamente dos años, incluyen edad, sexo, raza, origen hispano, relación entre quienes habitan el hogar y si la residencia es propia o alquilada. El formulario largo también cubre temas como ascendencia, los dormitorios en la vivienda, ciudadanía, logros educativos, ingreso, combustible de calefacción, medio de transporte para ir al trabajo, instalaciones de cocina, idioma que se habla en el hogar, ocupación, instalaciones de plomería y vehículos disponibles.

Todas las preguntas del cuestionario 2000 son "ordenadas" o "requeridas" por ley federal o impuestas por decisiones de tribunales que requieren el uso de los datos del censo.

El cuestionario del Censo 2000 incluye sólo un nuevo tema, concerniente a los abuelos como proveedores de atención primaria para sus nietos. La Ley de la reforma de beneficencia de 1996 ordenó esta pregunta.

En 1900, las opciones de "color" o raza eran las siguientes: blanca, negra, china, japonesa e india (americana). Los cambios, con respecto a 1990, en las preguntas acerca de la raza y el origen hispano, incluyen lo siguiente:

Los cuestionarios del Censo 2000, los cuales presentan letras más grandes, representaciones pictóricas que ilustran los beneficios del censo para las personas y sus comunidades, así como instrucciones en el cuestionario, son fáciles de leer y entender. Quienes responden pueden solicitar cuestionarios en cinco idiomas diferentes al inglés: español, chino, vietnamita, tagalo y coreano. Las guías para contestar los cuestionarios se imprimirán en aproximadamente 49 lenguajes.

A quienes responden los cuestionarios se les pide indicar los nombres de todas las personas que vivan en su hogar el 1 de abril de 2000. Los formularios tienen lugar suficiente para informar acerca de todas las características de seis personas. Además, los formularios tienen espacio para informar los nombres de hasta seis miembros adicionales del hogar. La Oficina del Censo se comunicará con los hogares en los que se enumeren siete o más personas.

Fuente:
Census 2000 Media Relations
Teléfono: 301-457-3691

US CENSUS BUREAU Para ayudarle a tomar decisiones basadas en la información


Source: U.S. Census Bureau
[an error occurred while processing this directive]

Created: December 8, 1999
Last Revised: October 06, 2011 at 06:01:34 PM